• Jair Lázaro

Así hicimos el vídeo de Catrina, mi primer video en VEVO

Amigos, les quiero dar las gracias por ver mi primer vídeo musical original en Vevo. Y si no lo han visto, los invito a que lo vean, lo compartan y me digan que piensan de la canción y del vídeo.


Ahora en este video, les voy a contar como fue el proceso de realizar el vídeo de Catrina y los retos a los que nos enfrentamos.

Hola, yo soy Jair Lázaro y este es mi canal de producción de música y video, el día de hoy "x". Si te gusta el video o aprendes algo nuevo no olvides darle like, suscribirte al canal en caso de que no lo hayas hecho y darle click a la campanita para que no te pierdas ninguno de mis videos. Ahora si comenzamos

Primero un poco de historia, la idea del vídeo de Catrina viene desde hace mucho tiempo, la estuve entre ideando y soñando (literalmente) mientras hacía la canción.


En un inicio yo quería que el vídeo saliera al mismo tiempo que la canción, obviamente para tener cierta continuidad, estar presente en todos los medios digitales posibles y darle más publicidad. Además un vídeo llama muchísimo la atención y sabía que la combinación de audio y vídeo es una dualidad increíble que todo músico independiente debería aprender a utilizar. Y a parte iba a salir el mero 2 de noviembre, la estrategia era perfecta, el problema número uno fue la falta de presupuesto.


A pesar de que la manera en que planeaba hacer Catrina, no iba a ser tan complicada, sabía que iba a necesitar a fuerzas un estudio de fotografía grande con un fondo negro infinito y una manera de colgar mi cañón de luz de forma cenital (o sea desde arriba). Era lo principal que más me imaginaba y sabía que no había otra forma de hacerlo bien, más que en un estudio de esa forma. Sin embargo no tenía dinero para pagar las horas de estudio que sabía que la grabación iba a requerir y no me dejaban utilizar ninguno de los estudios de mi universidad porque no podía hacer proyectos personales en sus instalaciones, solo educativos. No podía ahorrar el dinero en ese entonces porque había muchas otras cosas en las que quería invertir, por ejemplo en mi equipo de vídeo que en ese momento valían mucho más la pena. Así que decidí ingeniármelas con mi equipo y cometí el segundo error.


No planear bien lo que iba a hacer. Como ya no tenía la presión del horario de un estudio de grabación, sentía que el tiempo era algo que me sobraba y que todo iba a salir poco a poco y de maravilla en el momento. ¡ERROR! Entre más preparado puedas estar para una grabación de vídeo, mejor será el resultado final y es una realidad, el momento donde podemos ser más creativos es en la preproducción para ingeniar la historia y darnos TIEMPO, por ejemplo de practicar técnicas nuevas de iluminación antes del día de grabación.


Lo cuál me lleva al tercer error, no definir bien los tiempos. A pesar de que no haya un estudio de grabación de por medio, el tiempo es un recurso indispensable del cuál ningún ser humano debería darse el lujo de desperdiciar en general. Pero bueno, en este caso en particular, era septiembre y aun no me había ni preocupado por la grabación, estaba seguro que pronto grabaría (aunque ni si quiera me preocupaba por poner una fecha para ello, ni confirmar si alguien me podía ayudar). Para cuando empecé a ver si alguien me podía ayudar, me di cuenta que la mayoría de los tiempos no cuadraban, entre examenes, entre mi graduación, entre muchas cosas que complicaban la grabación por fechas de octubre, por lo que decidí hacer la grabación en septiembre y eso me ponía en una situación muy complicada.


Entonces cometí el cuarto error... S O B E R B I A

Creí que todo saldría solo con 3 personas ayudándome. Creía que ya lo tenía todo, que todo iba a salir bien y que no necesitaba nada, ni a nadie más. No se invirtió ni un poco de presupuesto, no se definió ningún tiempo, no había practicado suficiente con mi cámara nueva, ni las técnicas de iluminación que iba a utilizar, solo me sentía presionado. Claro que hubo muchos factores externos que también propiciaron a mi vale madrísmo, pero aun así aprendí a la mala que esto no debe de hacerse así.


Para no hacer el cuento tan largo, sí se grabo esa versión de Catrina y era un completo desastre desde antes de que empezara, mis amigos que me ayudaron le echaron muchas ganas, pusieron mucho de ellos para que saliera y en esos momentos yo estaba muy cegado y la verdad hasta contento de que estaba "quedando". Para cuando pase todo el material a mi computadora y comencé a editar, había un millón de problemas y se veía horrible. Desde cosas básicas en los settings de la cámara, problemas de iluminación, el no tener presupuesto ¡claro que se reflejo en el vídeo! y todas esas cosas, el estrés, la presión se veían en mi cara en el vídeo. Decidí no terminar si quiera de editar esa versión, pero no borre nada, para recordar que en mi vida vuelvo a hacer algo así, porque no fue porque fuera malo, no fue tanto por no tener dinero o más equipo, fue porque me valió madre, porque no me dí el tiempo de planear y hacer las cosas bien.


Finalmente salió la canción e hice un vídeo lyric muy sencillo y lo saqué ese mismo día, sorprendentemente me fue mejor de lo que esperaba el primer día de la canción. Muchos de mis amigos la escucharon, les gustó, la compartieron y todo bien. Ya que salió la canción, me gradué y entré a trabajar, volví a pensar en hacer el vídeo. Ahora si como desde un inicio lo había planeado, obviamente hubo varios retos en el camino, pero fue mucho más sencillo lidiar con ellos esta vez.


Ahora te voy a decir las cosas que hicimos bien para que saliera, y digo hicimos porque el vídeo de Catrina salió gracias a todo un equipo de personas.


Primero, sabía que necesitaba un estudio, tampoco tenía todo el dinero del mundo, pero definitivamente ya podía dedicarle presupuesto a esa parte tan importante. Para ello contacté a un estudio local de aquí de Monterrey que se llama Black Bear Studio, Alex Marroquín un gran amigo y colega trabaja ahí y me puso en contacto con ellos.


Fui a ver el estudio y sinceramente era perfecto, no solo tenían el ciclorama gigante que ocupaba, tenían los espacios adecuados para maquillaje, vestuario y lo más importante el "comedor". Resultó que el espacio que ellos rentan solía ser un restaurante antes, y cuando se fueron los otros dueños decidieron dejar la parte del restaurante, y Black Bear decidió usarla como comedor o mejor aun, como set, que era lo que yo ocupaba. Tenía una barra de bar y una mesa larga al centro que literalmente me imaginaba para mi vídeo. Aunado a todo esto, me quedaba a 10 minutos de mi casa.


Solicite una cotización que constaba de 6 horas de estudio, más la mano de obra para pintar todo el ciclorama de negro, más las áreas de maquillaje y vestuario, más comidas para mis amigos ya que ofrecían también el servicio de catering.


El área del comedor ya la incluían por default y a parte me daban un bono para rentar equipo de ellos. De ese bono aproveché realmente pura tramoya que son como toda la parte de "fierros" tripies, c stands, marcos, telas, cortadoras, gazas, difusores, yoyos, etc.


Ya que tenía el estudio, lo siguiente que hice fue contactar a mis mejores amigos que originalmente me apoyaron a hacer el vídeo de Catrina, mi primo David Calderón como asistente de fotografía y mi amigo Gera Villarreal como asistente de producción. Les expliqué cómo me sentía con el vídeo pasado y por qué quería volver a grabar Catrina y cómo iba a estar el show ahora. Afortunadamente tengo a los mejores amigos y socios del mundo y ambos aceptaron, meramente como favor sin pedirme nada a cambio.

Después de contactarlos a ellos, la siguiente persona que igual con la pena del mundo hablé, fue con Elena, mi Catrina en el vídeo musical, para pedirle regrabar el vídeo. Elena es una de mis mejores amigas y ya le había platicado desde que estaba componiendo la canción como iba a ser y lo que me imaginaba y etc, etc. Afortunadamente super linda me dijo que si, que no había ningún problema y finalmente le expliqué como iban a ser las cosas ahora, las juntas, los tiempos y todo.

Después de contar con el apoyo de mi equipo original, venía otro reto, mejorarlo.

Fue cuando la primera persona que se me vino a la cabeza fue mi amigo Gabriel Europa, como segundo director y operador de cámara. Trabajamos juntos en la casa productora TyP&Art, así que todo sería más sencillo si contaba con su apoyo. De la misma forma acepto y a cambio me pidió que le ayudara a tomar unas fotografías para una escuela de baile, la cuál fue una sesión que disfruté mucho pero esa es otra historia.

Después de ello, me dediqué a buscar maquillista y terminé contactando a Sofy, que ya había tenido la oportunidad de trabajar con ella tanto en la casa productora para la que trabajo y aparte fue la maquillista de mi proyecto de tesis para la universidad. Para mi era muy importante tener una maquillista que ya hubiera trabajado en producción, no quería una maquillista de salón o que solo se dedicara a cuestiones sociales, ya que en producción tenemos el factor tiempo y además ocupamos a alguien que sepa como se ven las cosas a cámara y estar de arriba para abajo en cada tiro.


Con Sofy manejamos diferente los costos ya que no hubo como una cotización formal de por medio, pero le dije lo que buscaba y más o menos el presupuesto que tenía para la artista de maquillaje del proyecto. Mis requerimientos eran maquillar a dos personas de Catrinas y de manera "natural". Todo se haría en un día y ya habría espacio para el área de maquillaje. Ya que aceptó definimos una fecha para hacer pruebas de maquillaje de cómo se verían las Catrinas. Lo cuál nos permitió definir que nos iríamos con una Catrina y un Cráneo para mí y ver cuánto tiempo le tomaba a Sofy en promedio hacer el maquillaje para contemplarlo para el horario de producción.


Después contacté a mi amiga Valeria Marrosu como vestuarísta, ya la conocía desde hace mucho tiempo pero nunca habíamos tenido la oportunidad de trabajar juntos. Ella estudió diseño de modas en la misma universidad que yo y ya habíamos platicado alguna vez de que si hacía un vídeo musical original, ella definitivamente iba a ser mi vestuarísta. Nos pusímos de acuerdo y tuvimos una junta previa para ver opciones de outfits, ideas, conceptos y demás. Para ser sincero tener vestuariasta fue una de las cosas que más me facilitaron la chamba en la producción, nunca había visto la ventaja que aportaba en persona, este fue el primer proyecto en producción de Vale y sinceramente se lució. Le pregunté si tenía alguna cotización o presupuesto que ocupase, pero como repito, cuento con amigas increíbles que querían apoyarme, Vale decidió no cobrarme, la experiencia de estar en producción, era más lo que buscaba en esta ocasión. Finalmente un día antes pase a recoger la ropa de Elena y la mía y se la fui a dejar a Vale para que se asegurara de plancharla, juntarla por outfits y en un caso muy particular, decidir el vestido de la Catrina, porque le mandé varias opciones.


En todo este inter, impresionantemente otra vez se me olvidó un factor muy importante, la planeación del vídeo como tal. Entre los tiempos, las juntas, el trabajo y otros proyectos. Una semana antes todavía no tenía bajada mi idea a papel para poderla mandar a mi crew. Te preguntarás ¿cómo rayos pude transmitir la idea a la maquillista, a la vestuarista y a mi operador y segundo director? literalmente platicando, pero obvio se les iba a olvidar.


Estaba demasiado confiado en que mi segundo director iba a planear las cosas por mi, pero platicando con Alex Tamez, mi master en todo lo relacionado a vídeo y jefe directo de TyP&Art, me mostró que lo mejor era que yo me encargara de hacer la historia y de la dirección general, ya que es un proyecto muy personal y era lo más conveniente para que realmente saliera como yo esperaba. Tomando en cuenta sus recomendaciones hablé con Gabo para bajar mejor la idea y que el se dedicara a dirigirnos en cuestión actoral a Elena y a mi, y a su vez poder operar la cámara. Yo me dedicaría a la historia como director y las tomas que se harían, además de la dirección de fotografía.


Y uno día antes, malamente porque debí haberle hablado antes, invité a una gran amiga, Marisol Oria, para que me ayudara como asistente de dirección, ya que me di cuenta muy rápido que todavía necesitaba que alguien me cacheteara para bajar la idea a papel para podersela transmitir a todo mi equipo, necesitaba a alguien que fuera super cabrona con los tiempos y que facilitara más mi chamba el día de la producción, para yo concentrarme en dar mi mejor performance y que todo saliera en tiempo y forma como yo quería. Finalmente logramos bajar la idea, y tener una última junta general con todos por un grupo de WhatsApp para que estuvieran listos para el gran día. En esa noche antes, también se ofreció a ayudarnos Victor Villalobos uno de mis amigos y director de post producción en TyP&Art, para alivianarnos más la chamba ese día.


Cuando es una producción mediana como esta, realmente tener más manos, no esta demás, sobre todo si ya tienen experiencia en producción.

El gran día comenzó y una noche antes, ya había cargado todo mi equipo al carro. Era un sábado y llegamos a las 9:30 mi primo David, Gabo y yo al estudio, unos minutos antes de las 10 llegaron todos los demás y a las meras 10 de la mañana nos abrieron para entrar.


El plan era el siguiente, llegar y que se acomodaran maquillaje y vestuario en sus áreas. Fotografía dejaría todo pre montado para los espacios, el estudio, la mesa y la barra del bar. Elena llegaría un poco más tarde pero, pasaría directo a maquillaje y vestuario. Todo esto en la primera hora. El primer problema que tuvimos realmente fue que el estudio todo el tiempo me lo imaginé con una luz en cenital, quería este sentimiento de vacío, oscuridad, como escena de "interrogatorio"un mundo surrealista donde viviría la Catrina, donde contaría la historia y haría el play back.


El problema es que no sabía como diablos iba a colocar mi luz en cenital. Afortunadamente Victor y Marisol se encargaron de una forma muy sencilla que sinceramente, jamás se me habría ocurrido, amarraron la luz a una viga que pasaba por el techo como si fuera una piñata, literalmente, y quedó perfecto, tal y como me lo imaginaba.

Pasando a la grabación ahora si, utilizamos mi Fujifilm XT3, con el lente 18 - 55mm f2.8 - f4. Frente al lente colocamos el filtro de difusión Black Pro Mist a 1/4 de Tiffen.

La cámara la montamos sobre el Ronin SC de Gabo y para poder ver más claro lo que hacíamos utilizamos mi monitor Feelworld F7 sobre un tripié.


Grabamos obviamente en 4K DCI a 24 cuadros por segundo, en H.265 con 10 bits de profundidad. Utilizamos el perfil de color Eterna y así tendríamos bastante espacio con qué trabajar en post para efectos, color y una mejor resolución en general, pues yo quería que el vídeo se exportara en un 4K real. Sin embargo los archivos iban a ser super pesados, afortunadamente a la Fuji le caben dos tarjetas SD y utilizamos las SanDisk Pro Extreme de 256gb y de 64gb que graban a una velocidad mayor de 95 mb por segundo, suficiente espacio y velocidad para el 4K DCI.


Grabamos primero las escenas en la mesa y en la barra en donde tuvimos unos pequeños problemas, primero el área era exterior y sin climas, por lo que efectivamente nos cansábamos más rápido y Gabo más que nada, la sufrió más con el calor, por su chamba operando la cámara. A pesar de que pudimos bajar unas rejas que tenían para que no entrara la luz del día, no llegaban hasta abajo, no se por qué razón, pero si se filtraba bastante la luz, sin embargo decidimos no preocuparnos por ello y seguir adelante, ya que debí haberlo planeado en todo caso para grabar en la noche.


Hay cosas que no están en tu control y tienes que seguir adelante.

Otro problema parecido a este, es que en el estudio que era completamente negro, tenía una ventanas muy pequeñas por las que se filtraba un poco la luz, lo bueno es que no nos afectaba en la exposición ni en reflexiones indeseadas y además estaban como a 6 metros arriba de nosotros, lo único que Gabo tenía que preocuparse era que no saliesen en sus tomas.


Otro problema que tuvimos ese día que de plano no pudimos controlar fue el Catering, llego más tarde de lo planeado, por lo que nos atraso la segunda parte de la grabación que ya eran los play backs y los BRoll de Elena en el estudio. El plan era que mientras yo grababa las escenas del bar, Elena, Sofy y Valeria iban a estar comiendo, para que cuando terminaran fueran a arreglar a Elena de Catrina, mientras el resto del equipo comía, y así cuando termináramos, Elena estaría lista para grabar sus partes mientras a mi me maquillaban para grabar el final.


Desafortunadamente no fue así, y tuvimos que mover un poco los planes para aprovechar el tiempo, la mejor decisión que se me ocurrió en ese momento, fue adelantar unas tomas que sabía que se podían hacer mientras llegaba la comida. Grabamos un poco de mi playback sin maquillaje de cráneo mientras las chicas comían y en ese inter me dí cuenta de otro error, ¡no compré aguas! Parte de mantener a tu crew contento y trabajando lo mejor posible, sobre todo en este tipo de proyectos de mero apoyo, es mantenerlos bien comidos e hidratados, lo cuál se me olvidó la parte de la hidratación por completo. Afortunadamente mi novia llego principalmente a echarme porras, pero también a ayudarnos en la segunda parte de la grabación y le pedí de favor que nos trajera aguas, otro problema resuelto gracias a una de las personas que mas me ha apoyado todo el tiempo.

Finalmente todos nos hidratamos, comimos y regresamos a la producción, pasaron a grabar las tomas de Elena mientras me maquillaban a mi y terminamos las últimas tomas, aunque si tuve que solicitar una hora extra pero todo salió super bien.


Obvio después de todo el proceso de grabación llega el proceso de post producción. Lo cuál sabía que iba a ser pesado, por los settings que utilizamos. Afortunadamente, Frida y Alex, mi jefa y mi jefe en TyP&Art me dejaron usar sus computadoras para editar el vídeo, así que me tomé al rededor de una semana y media para quedarme después de trabajar y poder terminar de editarlo. También me dieron la facilidad de ir el fin de semana si quería, pero como justo comenzó lo del COVID, preferí no salir si podía evitarlo.


Para editar el vídeo utilicé la versión gratuita de Da Vinci Resolve, que sin duda se las recomiendo 100%, la he usado para todos mis proyectos y ofrece excelentes herramientas para corrección de color y lo mejor, la versión gratuita no tiene fecha de vencimiento.

Para resaltar mejor el vídeo, obvio le hice un trabajo de color. Sutil en algunas partes como las del fondo negro, y un poco más agresivas en las escenas en la barra y en la mesa.

Para resaltar todavía más el vídeo, utilicé unos assest gratuitos de Rocketstock y Rampant Design, como flares, film burns, old VHS y grano de 35 mm.

Además de añadirle un poco más de camera shake a algunas tomas, y flicker en la exposición.

Como les comentaba, Gabo y yo trabajamos juntos en la casa productora, así que después de trabajar me ayudaba un poco a terminar de armar la edición y que realmente quedara mejor de lo que esperaba.


Finalmente mande el vídeo a distribución y a pesar de que me encanta One RPM como distribuidora y me daban la facilidad de subirlo a Vevo, no aceptaban el formato en 4K, lo cuál era muy importante para mí. Así que finalmente decidí utilizar a Ditto Music como distribuidor para mi vídeo, ya que también eran partners oficiales de Vevo. A pesar de que era la primera vez que trabajaba con ellos, la interface era muy amigable, la atención fue muy buena, el pago me dio seguridad porque utilizaban la plataforma de strippe y la distribución como tal fue más rápido de lo que esperaba. El correo de que mi canal y mi vídeo ya estaban listos me llego mas o menos 2 días hábiles después de programar todo.

En total el vídeo terminó costando poco menos de $16,000 pesos mexicanos en su totalidad, contando el estudio, maquillaje, comida, distribución y publicidad. Y sinceramente cada peso invertido valió la pena.


Para que se den una idea y si no saben de producción de vídeo, les comento que fue un presupuesto muy bajo realmente. Contar con la ayuda de mis amigos, que ninguno en general me cobró, el apoyo de TyP&Art para poder editarlo y darle publicidad, un descuento de Ditto por ser mi primer vídeo musical subido con ellos, el bono de iluminación y tramoya que me dio el estudio, todo eso ayudó bastante a reducir los costos. Ya que valorado realmente, este vídeo cuesta mucho más.

Sinceramente fue una experiencia increíble, jamás había hecho algo así. Realmente me sirvió para practicar, aprender muchísimo, mejorar como productor, director y músico independiente en general. Si están metidos en temas de vídeo, realmente se los recomiendo bastante, es un gran paso para el crecimiento personal y profesional, ya que no hay mejor forma que practicando con situaciones de la vida real.

Para terminar este blog, solamente me queda volver a darles las gracias a mi equipo, mis amigos, mi novía, a TyP a BlackBear y a ¡ustedes por verlo!


Este fué mi primer video musical original de muchos y mi primero como artista en Vevo. Una cosa más tachada de mi bucket list. Si tienen alguna duda en particular o ocupan ayuda para hacer su vídeo musical no duden en mandarme un mensaje a mi Instagram @jairlazarofuentes.


Mil gracias a todos, sigan escuchando y viendo Catrina, cuídense y no dejen de hacer música.

Entradas Recientes

Ver todo

© 2023 by Jair Lázaro. Proudly created with Wix.com